foto cabezal

latejapride*

articulo públicado en El País el 22/09/07

Publicado el 23 de septiembre de 2007

LA TEJA PRIDE
Una década de rimas

FABIÁN MURO

El término "Efecto dominó" fue acuñado, dicen, por Dwight E. Eisenhower para ilustrar una doctrina de política internacional, en los años posteriores a la II Guerra Mundial. También es el título del nuevo disco de La Teja Pride.

El disco, que salió a la venta ayer, es el tercero en la historia del grupo, que comenzó hace una década en el barrio del cual se enorgullecen ("pride", en inglés, significa orgullo). Los diez años no serán celebrados de manera especial. "No, la edición del disco ya es festejo suficiente", dicen los hermanos Mattioli, Leonidas y Davich.

El grupo se propuso dejar descansar el costado más iracundo y hacer un álbum menos sombrío que Tiempos modernos, el anterior. Los Mattioli explican que Efecto dominó está, al menos en parte, pensado como si fuera un "DJ set", o sea una sucesión de temas enganchados para bailar. "O como un sound system", dice Davich, en referencia a la modalidad, nacida en Jamaica, de juntar a varios discjockeys y raperos para generar baile y fiesta, en donde sea.

"Es que ya no somos adolescentes", dice Leonidas sobre el nuevo espíritu de La Teja Pride: "Ya no tenemos todo el tiempo ganas de matarnos, ni tampoco andar con cara de enojados. Hasta rapeamos de manera menos enfática ahora".

Para Davich, otra influencia importante en el nuevo enfoque musical fue la incorporación plena al grupo del rapero Nicolás Barragán, quien hace tiempo orbita en torno a La Teja Pride. "Él siempre estuvo cerca. Grabó en nuestros primeros dos discos, fue invitado a conciertos... Pero trabajaba en Colonia, y venía a Montevideo solo los fines de semana. Ahora ya está incorporado y estar con él te contagia. ¡Barragán te alegra el día!", comenta entre risas el rapero y letrista.

Otro cambio es la vuelta a La Teja Pride de Leonardo Rodríguez, alias DJ Irish, a las bandejas. Otro más es que la banda por primera vez se mete con el reggae ("siempre quisimos hacer eso, porque siempre nos gustó mucho, pero nunca se daba, estábamos como más duros...", dice Leonidas). También por primera vez, la banda hace un `cover` en uno de sus discos, en este caso de la canción Bella ciao, el famoso himno partisano.

CAMBIOS Y CONSTANTES. Leonidas, a punto de defender su tesis en Sociología ("Es sobre los estereotipos de género en la televisión", dice con un libro de Pierre Bourdieu en la mano), ya no rapea tanto. "Me fui para atrás de las máquinas. En este disco rapeo esporádicamente y en vivo prefiero estar entre las bandejas y las computadoras, como un `selector`."

Son muchas primeras veces y cambios. Pero hay una constante, algo que permanece inalterado en la trayectoria de La Teja Pride: los discos son producidos artísticamente por Daniel Anselmi (en el caso de Efecto dominó, también el grupo es acreditado en ese rubro).

"¿Si vamos a trabajar siempre con él? Es una buena pregunta, pero no tengo la respuesta", comenta Davich. "Ya vamos por nuestra tercera grabación juntos y hay una confianza y un conocimiento que son difíciles de descartar. Porque eso hace que puedas obviar muchas preocupaciones y detalles y dedicarte a la composición y grabación".

Junto a Anselmi, los músicos definieron y ensamblaron un álbum de 16 composiciones que pasea por varios estilos, mezcla lenguajes -francés, italiano, castellano-y cuenta con una extensa lista de invitados.

Acorde con la costumbre de poblar de nombres los créditos de los discos de hip-hop, Efecto dominó rebosa de aportes externos: desde Barcelona, el ex integrante del Peyote Asesino, Fernando Santullo, rima en Iskra, el tema que abre el disco. Y en el resto del repertorio hay gente tan poco conocida (por ahora) como Cucarachas Sound System, Luisa Pereira, Lys Gainza, Marcela Schenck y Óscar Naya. Lo de ensamblar no es gratuito: buena parte de Efecto dominó se armó a partir de archivos sonoros que provenían de orígenes muy disímiles: una charla casera entre amigos, la voz de Lorena Nader en una radio comunitaria en Berlín, las rimas de Santullo desde su casa, en Barcelona. Todo para redondear un trabajo colectivo.


Seductor collage de sonidos

Todo empieza, y muy bien, con la voz de Fernando Santullo que rima, apoyado en un arreglo cargado de solemnidad y misterio, sobre el orgullo de ser de La Teja. El ex Peyote Asesino consiguió meter su característica cadencia -que ahora adquirió un aire a Zitarrosa- en un disco de La Teja luego de algunos afectuosos insultos ("Nos dijo de todo porque no lo invitamos en Tiempos modernos", dicen riendo los hermanos Mattioli).

Cuando Santullo concluye su participación vienen los ritmos sintetizados, espesos y ácidos de Ganarle a la ciudad, otro de los tantos aciertos de Efecto dominó, el mejor disco de la banda hasta la fecha. Si el debut fue una agradable sorpresa -impregnada tanto por el hip-hop como por las oníricas texturas al estilo de Moby- y Tiempos modernos una densa diatriba, el nuevo transita con soltura y comodidad por el hip-hop, el rock, la música electrónica, la bossa, el dub y el reggae.

Hay una mayor fluidez cuando Davich, Leonidas y Barragán entrelazan sus rapeos. También es evidente la integración armoniosa y seductora entre las múltiples piezas del collage sonoro de La Teja Pride: guitarra, bajo y batería dialogan sin complejos y casi sin distinciones con los sampleos, las secuencias y los característicos sonidos de la púa del tocadiscos raspando el vinilo, eso a lo que los raperos llaman "scratch".

El recurso de enganchar una canción con otra como si se tratara de una sesión de un discjockey en una pista de baile, le otorga a Efecto dominó no solo un carácter contagiosamente bailable. También consigue producir la sensación de estar escuchando un álbum y no una inconexa y ecléctica sucesión de canciones.


LAS PIEZAS PREVIAS DEL DOMINÓ

Filosofías de insomnio 2003

Primer paso. Antes de grabar el disco, La Teja Pride se había destacado en el certamen Bandplugged.Los músicos no llegaron a la final, pero sí generaron el interés suficiente como para que Bizarro Records apostara por las canciones de la banda. La apuesta fue acertada: el álbum vendió un poco más de mil ejemplares, cifra nada despreciable en el mercado local y aun más llamativa por tratarse de un debut. El disco, además, les dio dos Premios Graffiti: Revelación y Álbum de Electrónica.

Tiempos Modernos 2005

Con una guiñada a la película de Charles Chaplin desde el título, La Teja recurre una vez más a Barragán y Contra Las Cuerdas como raperos invitados. También está el cantante de Buenos Muchachos, Pedro Dalton, en el recitado de Ciudad dínamo, entre otros. Teñido de desencanto e indignación por el estado de ciertas cosas -como las leyes imperantes en el mercado laboral-uno de los temas más destacados,1985, mezclaba "scratches" y la voz de Zitarrosa, en Adagio en mi país.

Comentar este artículo

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • En este formulario se pueden ingresar atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deja líneas vacías.