foto cabezal

latejapride*

Crítica de Efecto Dominó publicada en La Diaria (12/11/07)

Publicado el 20 de noviembre de 2007

por Martín Otheguy

El activismo de izquierda en el rock local suele
verse bastante desprestigiado y manoseado
por grupos punk de lírica primitiva o bandas
de estadio con discurso de corte demagógico y
facilista, que colaboran para que a más de uno
le rechinen los dientes por anticipado cuando se
ve asomar a lo lejos el estandarte reivindicativo.
En este panorama, algunas bandas del ámbito
del hip hop -y en particular La Teja Pride- corren
con la ventaja de demostrar un conocimiento que
intenta ir más allá de las frases de perogrullo y los
panfletos. Como prueba está su discografía, con
referencias constantes a intelectuales de izquierda,
matizadas en su último trabajo por alusiones
a George Orwell o incluso llamados directos a
Henry Miller y parafraseos a Lenin.

En Filosofías del Insomnio, La Teja Pride cargaba
bases rítmicas de sustancia nocturna y trasegaba
un sample tras otro de hip hop trasnochado. En
Tiempos Modernos apuntaba la mirada al Uruguay
de la poscrisis y regalaba unas cuantas diapositivas
de industrialización decadente, volviendo al hip
hop más orgánico y guitarrero. En Efecto Dominó el
combo tejano se mantiene fiel a su filosofía de no
repetirse: si bien siguen estando ahí las pequeñas
fábulas de alienación, la resistencia a la masificación
y la lucha contra la hegemonía cultural -que
demuestra que los integrantes de la banda tienen
unos cuantos libros de Antonio Gramsci o al menos
guardan todavía los repartidos de fotocopias-, esta
vez las piezas del disco están pensadas como un
gran dominó imparable: una ficha cae tras otra sin
pausa, enrabando en un Dj Set 16 canciones que se
apoyan más en la electrónica, en los beats, los trabajos
de máquina y el rapeo monocorde, por suerte
matizado con unas cuantas voces femeninas que
dan un respiro de melodías.

Con la ventaja de tener más variantes que sus
anteriores álbumes, Efecto Dominó pasea por el
ritmo funky de “Ganarle a la ciudad”, prueba una
suerte de samba rap dulce en “Acuarela”, ofrece
un reggae digerido por máquinas en “No más problemas”
y riffs circulares como leitmotiv en “Vaso
vacío”. La sorpresa es la versión de una canción
tradicional partisana como “Bella Ciao”, ideal para
entonar mientras uno intenta embocar un cóctel
Molotov en la cabeza de Silvio Berlusconi. El cierre,
con “Te esperaré”, suena como si el Comandante
Che Guevara de Víctor Jara hubiera sido destripado,
deconstruido y felizmente saboteado.

Para La Teja Pride, que mantiene su discurso
verde, izquierdista y de resistencia -a veces bordeando
los lugares comunes y sin poder evitar
algunas referencias galeanescas directamente
sacadas del cajón de los tópicos-, Efecto Dominó
es ante todo la elaboración de una fórmula
honesta para sobrevivir a la alienación urbana, el
perfeccionamiento de un antídoto casero contra
la grisura cotidiana que intentan eludir desde que
empujaron su primera ficha discográfica.

Comentarios

  • vandalo 19:24 :16.:05.:2009


    100% de acuerdo. Esas son las cosas q la gente por lo general ignora de las bandas de rap en general, su contenido, muchas veces critican el ritmo, o q eso no es musica, o q solo repiten palabras q riman entre si sin decir nada, pero uds y muchas otras bandas de hip hop, demuestran dia a dia q no solo es musica, tmbn es lletra, rima, filosofia, historia y mucho contenido, tal vez dificil de apresiar para muchos, y muchas cosas mas q los generos musicales mas aclamados nunca tendran.

Comentar este artículo

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • En este formulario se pueden ingresar atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deja líneas vacías.