foto cabezal

latejapride*

Cerrando el 2014 (Periscopio y Piriarock)

Publicado el 8 de diciembre

Desde hace un tiempo vivo convencido que no hay felicidad más grande que recibir lo que no se espera. Así que con las ganas intactas y con un paquete enorme de incertidumbres empezamos el fin de semana, cargando equipos hasta un sótano donde las paredes nos esperaban cubiertas de historias y el olor a fondo y piedra nos daba la bienvenida.

La despedida fue íntima y Periscopio un buen lugar. Tener a la gente a un abrazo de distancia, las manos en el aire, el cuerpo extrovertido y la energía que revienta la expectativa, son polaroids que guardamos bajo especial cuidado.

Se fueron con remeras, discos, pins, pegotines y canciones, siempre que hay cuerpos, hay canciones. EL formato de la banda es ese que denominamos gulag orquesta, que incluye guitarra, bajo y percusiones ademas del dj y los mcs. Sonidero Mandinga no solo fue el responsable del Warm Up, también cumplió el rol de VJ invitado.

¿Nosotros? Nos fuimos con sus historias, sus anécdotas, sus análisis y su entrega y un apurón importante porque a la mañana, había que partir.

Discutiendo si bizcochos, mate, galletitas o refresco salimos en cuatro vehículos pasadas las once camino a Piriapolis, allí un escenario alto y grande nos estaba esperando.

Partimos con amigos al encuentro de más amigos, es que los placeres hay que concebirlos con vida… La ruta se freía bajo un sol que hacía nevar fuego. Nosotros fuimos rápidos, las únicas víctimas fueron los antebrazos que se dejaron ver demasiado por las ventanas de alguno de los vehículos.

Armado, prueba, almuerzo, el trámite estaba terminado y el sol ya desdibujaba la cara de los viajeros que supieron alegrarse con los helados de Mary Blue, que no nos auspicia pero que bien podría empezar a hacerlo.

Llenitos pero contentos, retornamos a la ruta, porque el cuerpo pedía playa, aunque también hubo lugar para la siesta y la lectura. En la Barra de Maldonado nos esperaba una casa escondida en la esquina de un bosque, donde un trío de guardavidas tienen su guarida alejadas de los rescates y los rayos uv.

La playa refrescó, estrenamos el “tejo” de nuestro bajista y reímos como niños. Porque debe ser a eso que vamos, a dejar la ropa de adultos a un costado y compartir, con menos peso, despojándose los prejuicios nos encontramos inmersos entre castillos de arena.

Acicalados y en plena concentración, volvimos a Piriápolis, donde el paisaje nos recibía con barras de pibes que cantando llegaban al predio, a quienes dos megaescenarios los esperaban enfrentados.

Cuando terminaba uno, empezaba el otro. Esa era la dinámica, así que no había forma de aburrirse. Sabíamos que el último tema de 4 pesos era el pié que correría el telón de nuestro escenario.

Cuarenta minutos parecen cinco cuando el flow conquista la piernas. Pensamos en grande y así fue, latejapride* gulag orquesta ampliada; dj, mcs, bajo, guitarra, sumando percusión, una segunda guitarra y una pantalla de led que cubría nuestras espaldas fue que dejamos todo lo teníamos para dar. Como es de costumbre el intro (Contacto) sirvió de prueba de sonido, abrimos los temas vocales con un tema viejo pero muy actual, Ganarle a la Ciudad y cerramos con Esquivando Penas, porque de eso se trata, de buscar la felicidad.

Comentarios | Ver posts anteriores