foto cabezal

latejapride*

Un cuerpo en Punta Rock

Publicado el 7 de abril

Ella bailó al calor de las masas y nosotros despertamos queriendo soñarla. Pero su baile no era a ritmo de alguna de las genialidades de Soda Estereo, sino al compás de una banda mucho más mundana y posiblemente pasajera, sino fuera por el detalle que esta es nuestra vida. Así, haciendo bailar es que cargamos de contenido propio la letra de Cerati.

El Punta Rock fue en Pan de Azucar, su estadio fue acondicionado para los dos días de festival. Durante todo el primer día el cielo no paró de llorar y tanto las bandas como el público sufrieron bajo esa interminable llovizna. El segundo día, y a pesar de las pronósticos y de lo amenazador de un cielo encapotado, la lluvia se quedó en las nubes.

La prueba de sonido fue lenta, el almuerzo rápido al igual que la siesta en un hotel en Piriapolis. La teja se presentó en formato post-funk gulag orkesta, lo que implica bajista, guitarrista, mcs, dj, vj y batero. Todo lo extendida que se puede ser sin dejar de ser una banda móvil. A esto sumesele 2 sonidistas (de escenario y general), manager, el equipo de Cielomoto que estaba rondando paralelamente el vídeo de Hora de Andar (4), y 3 novias. Casi un pueblo groovero entero en movimiento.

El concierto fue pura fuerza, sin sutilezas. Desde el tipo de pedales de guitarrista y bajista hasta los como se estructuraron los beats pusieron énfasis en la potencia.

Musculos para las almas. Almas para liberar los cuerpos. Maldonado se movió. El cerro Pan de Azúcar fue testigo del placer que estos miles de personas compartían. De como la masa era un solo cuerpo gozando.

Foto: @FernantoTetes

Comentarios | Ver posts anteriores