foto cabezal

latejapride*

Un acuerdo intersubjetivo

Publicado el 15 de octubre

El filósofo Slavoj Zizek afirma que "El acontecimiento es precisamente aquello que no puede ser creado, lo que nos sorprende. El mejor ejemplo que se puede dar de la idea de acontecimiento es enamorarse de alguien. Es algo contingente, sencillamente sucede, pero cuando uno se enamora su vida cambia por completo. Cuando uno se enamora lo primero que hace es reconsiderar toda su vida en perspectiva, como si se tratara de una preparación para ese momento milagroso. Pero lo importante no es tanto el acontecimiento en sí mismo sino la fidelidad con la que uno decide comportarse respecto a él. En el caso del amor, la fidelidad al acontecimiento consistiría, por ejemplo, en asumir por completo las consecuencias de haberse enamorado." Los tejos asumieron por completo lo que terminó por ser latejapride*, algo que si bien se pensó como una construcción, es hoy algo que simplemente sucedió, una interacción colectiva, que trasciende las voluntades individuales de sus miembros, un acuerdo intersubjetivo que se da sin que medien grandes planes, algo que simplemente sucede, un acontecimiento.

Pasaron 17 años desde el nacimiento de la banda en un cuarto en el barrio de La Teja, entre unos micros, unas bandejas, una Comodore Amiga a 1200 y las ganas de unos adolescentes de hacer el arte que tenían ganas, no el que les vendían en la radio, o en el barrio. El 10 de octubre presentaron el compilado "Rompecabezas 1997-2014", una excusa, fue más un festejo por los 17 años que una presentación real. Los 17 años es el paso previo a la adultez legal, es la última adolescencia frente a un juez, pero es la adolescencia real que puede durar muchos años más. Estos treintañeros que conforman latejapride* festejaron su cumpleaños 17 invitando a amigos que fueron parte de la banda, y a otros que están en su mundo de sentido, en su mundo sonoro, estético y ético además de su público.

El Auditorio Vaz Ferreira fue la sala elegida, una sala con una estética setentista que metía una onda retro que valía la pena. Antes del show en el lobby estaba Dj Mica pinchando Hip Hop, mientras activistas de Amnistía Internacional y de Noalabaja repartían información, también había una mesa donde se podían comprar todos los discos de la teja (hablando de cosas retro) y hasta camisetas.

El show mostró lo bueno del trabajo colectivo, como las individualidades se suman y construyen algo más grande que la suma de las partes. Como el rap y el funk digital tienen una banda que no solo les hace el aguante, sino que intenta renovarlos, se apropia de ellos y les carga una subjetividad que hasta el momento no tenían.

Son tiempos lindos para ser un tejo, casi siempre que la banda suena son tiempos lindos, pero estos, cuando se está por llegar a la adultez lo son particularmente.

Foto: Nae


Hora de Andar

Comentarios | Ver posts anteriores